Razones para el boicot a La Caixa

Para comprender cual es el posicionamiento de La Caixa y de su presidente, Isidre Fainé, tenemos que incluir varios datos en el análisis, y después reflexionar con un mínimo de sentido común:

La Caixa es un portaviones financiero de dimensiones mayúsculas. Es un gigante en el contexto español, y en el contexto catalán es mas que un gigante, es media Cataluña. No sólo son los servicios financieros y todos sus anexos (aseguradoras, inmobiliarias,…) sino las grandes empresas que controla gracias a sus participaciones industriales: Gas Natural-Fenosa, Repsol, Abertis, Suez,… Los primeros espadas de La Caixa suelen ser uno de los 3-4 invitados españoles a las reuniones anuales del Club Bilderberg, de la élite mundialista. La Caixa es un poder económico bestial, enorme. Practicamente nada se mueve en el mundo financiero de Cataluña sin el conocimiento y la aprobación de La Caixa. Está en todas las salsas.

 

Salvador Alemany, la mano derecha de Fainé

Antes de ser presidente de La Caixa, Fainé fue presidente de Abertis, donde tenía como mano derecha, como consejero delegado, a Salvador Alemany.

Isidre Fainé es una persona inteligente, obviamente, y sabe que no puede significarse “demasiado”. Por tanto es discreto. Sabe, además, que entre bambalinas es más influyente, más poderoso, y conoce los riesgos de la exposición pública. Aún así, las ganas le pueden: en 2006 La Caixa firmó un manifiesto público a favor del nuevo estatuto de Cataluña que reconocía a Cataluña como “nación” y fue considerado inconstitucional en  muchos de sus artículos. Abertis también firmó el manifiesto.

La mano derecha de Isidre Fainé, su hombre fuerte, de cara al entorno político y a la exposición mediática ha sido Salvador Alemany. Durante muchos años Salvador Alemany ha sido el “empresario oficial” de cabecera de Artur Mas, ya en plena deriva secesionista. Ha sido él quien lideró y presidió el CAREC, un Círculo Asesor de empresarios, a las órdenes de Artur Mas. Imposible pensar que Alemany aceptaría semejante papel sin tener el visto bueno de su jefe, “Palpatine” Fainé.

Salvador Alemany también es presidente de SABA (participada por Abertis). SABA participa en Femcat, la pseudopatronal organizada por Artur Mas para cobijar a todos los empresarios pro-secesionistas. En Femcat se reunen personajes como Jordi Cuixart (presidente de Omnium en prisión por sedición, y patrono fundador de Femcat), Mireia Carulla (directora del family office de los nazionalistas Carulla, accionistas del diario Ara), etc. Femcat es un lobby pronazi apesebrado por la Generalitat.

 

Unos ejemplos de lo que hace La Caixa

Según ha publicado el diario ABC, La Caixa ha donado 1,26 millones de euros a Omnium Cultural entre 2009 y 2016, una de las 2 plataformas de agitación callejera del “procés” (ver más), tal y como recoge la asociación en sus balances auditados y publicados. Dar dinero a una organización que ya en 2007 llamaba al boicot a los productos no etiquetados en catalán (“Compreu, no compreu”) es definitivo. Poco más hay que hablar.

El nombramiento en Repsol de Josu Jon Imaz es revelador. Josu Jon Imaz, un político profesional expresidente del Pais Vasco con el PNV, sin experiencia relevante en gestión, fue apoyado por Fainé y refrendado por el empresario nazi Artur Carulla, cabeza de Agrolimen, y responsable de la comisión de nombramientos de Repsol (ver más). Elegir a un nazionalista vasco de pedigree frente a los directores generales que llevan toda la vida trabajando en el negocio de Repsol, dice bastante de Isidre Fainé.

 

Nunca un manifiesto claro a favor de la unidad de España

Otro hecho enormemente importante a tener en cuenta es la capacidad de influencia de La Caixa (via presupuesto de publicidad) en los medios de comunicación de toda España, y el tiempo y cariño que dedican a cuidar la imagen del propio Fainé. De ahí que siempre, en la prensa catalana y del resto de España, veamos noticias “a posteriori”, en las que en diversas situaciones conflictivas “Faine trabaja por el consenso”, “Faine se esfuerza en la sombra por que las cosas salgan bien”,… Todo farsa. No podemos “tragarnos” sin más lo que unos redactores comprados vía presupuestos publicitarios escriben para agradar al cliente, es necesario leer un poquito entre lineas.

Hay dos preguntas claras que nos llevan hacia la verdad:

  • ¿Se ha manifestado públicamente Fainé alguna vez en estos últimos años de paranoica carrera secesionista a favor de la Constitución y de España? ¡¡NUNCA JAMAS!! Ha habido miles de oportunidades, se esperaban sus palabras día tras día… ¡¡NUNCA JAMAS!! Incluso tras la obligada salida de la sede social de Cataluña, no se han dignado a hacer un comunicado a favor de la unidad de España y del mantenimiento del vigente orden constitucional.
  • ¿Alguien cree de verdad que la clase política llevaría a Cataluña hasta el precipicio en que hoy se encuentra si el descomunal poder financiero de La Caixa no estuviera de acuerdo?

 

La Caixa hace política

Y sí, cuando quiere, Fainé hace mucha política, mucha. Así, se entrevista en secreto con presidentes de Comunidades Autónomas favorables a sus tesis (ver más), como el filonacionalista Ximo Puig, que gobierna con los pancatalanistas de Compromís en la Comunidad Valenciana, intentando comprar voluntades en la izquierda española para favorecer que se avance con paso firme hacia la secesión.

Es todo muy artero, muy oscuro, muy fino, muy repugnante. Pero nos damos cuenta. Y no queremos financiarlo. No queremos que nuestro dinero se use para influir hábilmente en los políticos pasteleables y que avancen hacia sus fines de ruptura. Por eso, te recomendamos que cambies de banco, que saques tu dinero, que no tengas nada que ver con La Caixa. ¡¡Boicot a La Caixa!!