Qué implica la secesión

Los nazis catalanes están locos. Llevan décadas produciendo odio a través de la educación y de los medios de comunicación, tanto públicos como privados. Han dedicado enormes cantidades del presupuesto público para hacer crecer los medios públicos, para aumentar su influencia, su poder y han regado con cuantiosas, enormes subvenciones ilegales a los privados. El resultado era de esperar: han conseguido crear una realidad paralela, llena de odio, rencor, mentiras. Ese odio estúpido puede tener graves consecuencias, no sólo para Cataluña sino para el conjunto de los 47 millones de habitantes de España. Y esas consecuencias no pararían con la secesión de Cataluña:

  • Al día siguiente de secesionarse, los nazis catalanes empezarían a crear inestabilidad financiando y armando movimientos secesionistas en Baleares y Comunidad Valenciana. Ya lo están haciendo. Su delirio es la construcción de los “Paisos Catalans” y trabajarían desde el primer minuto para conseguirlo.
  • La secesión de Cataluña supondría el inicio de la destrucción completa de España. Sería el pistoletazo de salida para carrera a la independencia de Pais Vasco, Navarra, Galicia, tal vez Canarias,… Es obvio.

No se trata por tanto, de la independencia de Cataluña, se trata de la balcanización de España. La desintegración de España traería enorme inestabilidad, que pronto se traduciría en conflictos violentos, sufrimiento social y ruina económica. Es lo que siempre ha sucedido en estas situaciones. Los españoles deberíamos saberlo bien: sólo hay que mirar a nuestro pasado, a la revolución “gloriosa” de 1868 con sus cantonalismos y a la guerra civil del 36.

No vamos a permitirlo, por nuestro bien presente, y por el bien de las generaciones futuras. No podemos fracasar tanto. No podemos dejar un legado tan nefasto, cargado de odio y fractura a nuestros hijos ¡¡Actuemos para evitar dejar un legado tan repugnante a las nuevas generaciones!! ¡¡Actuemos pacíficamente pero con contundencia!!

Defiende España. Difunde el boicot.